lunes, 20 de enero de 2014

Consejos para hablar sobre sexo a nuestros hijos


¿cómo empiezo? ¿Qué le digo?  ¿Lo entenderá?  ¿Es muy pequeño para hablarle del tema?

Aquí, algunos puntos a tocar.  Muchas interrogantes pasan por la cabeza de los padres cuando planean hablar sobre sexo a sus hijos. No saben cómo empezar, qué decir, o si ellos son muy pequeños para entender. Lo importante es saber cuanto se conoce sobre el tema e identificar si se tiene algún tabú o prejuicio y además, tomar en cuenta la edad que tiene el menor ya que no es lo mismo tener una conversación con una persona de 5 años, que de 15. La información tiene que ser dada progresivamente. Es muy importante dejar los miedos sobre los temas y antes de empezar, es mejor hacer un sondeo para preguntarles directamente qué saben ellos sobre el tema y qué dudas tienen. Es preciso responder siempre todas sus interrogantes. Según la licenciada Janet Oliveros, es importante hablar de una manera cercana y horizontar sin sentir verguenza por compartir una experiencia que les pueda ayudar a aclarar sus ideas.

¿Cómo hablar de sexo con sus hijos en pocas palabras?

Es mejor comenzar a hablar con nuestros hijos sobre la sexualidad en los primeros años de su niñez, si bien nunca es demasiado tarde para empezar.
Intente ser abierto y accesible cuando su hijo quiera hablar con usted.
Comience la conversación con "momentos útiles para la enseñanza".
No permita que el temor se interponga en la conversación con su hijo.

Nuestro deseo es que nuestros hijos vivan una vida saludable y gratificante. Por eso sabemos que enseñarles sobre el sexo es muy importante. Pero para muchos de nosotros es muy difícil hablar sobre el sexo, especialmente con nuestros hijos.

A continuación encontrará algunas de las preguntas frecuentes que los padres hacen para saber cuál es la mejor manera de hablar sobre sexo y sexualidad con sus hijos. Esperamos que las respuestas le ayuden cuando llegue el momento de hablar con su hijo.



¿Por qué los niños necesitan saber sobre el sexo y la sexualidad?

Comprender la sexualidad ayuda a los niños a enfrentar sus sentimientos y la presión del grupo de "iguales". Los ayuda a asumir el control de sus vidas y a tener relaciones afectuosas. También los ayuda a protegerse contra el abuso sexual, y evita que se conviertan en abusadores sexuales.

El hogar puede ser el lugar más valioso para aprender sobre la sexualidad. Podemos ayudar a nuestros hijos a que se sientan bien con su sexualidad desde un comienzo. Luego, es muy probable que confíen lo suficiente en nosotros como para hacernos preguntas sobre el sexo en un futuro.

Los jóvenes son menos propensos a correr riesgos sexuales si tienen:
Una visión positiva sobre la sexualidad
Información necesaria para cuidar su salud sexual
Claridad acerca de sus propios valores y comprensión de los valores de sus familias
Autoestima y confianza en sí mismos
Habilidades en el trato con otras personas, como seguridad en sí mismos y capacidad para tomar decisiones
Una percepción de que sus acciones tienen consecuencias
Un vínculo con las personas adultas de su hogar, entorno familiar y otros adultos que se preocupan por ellos dentro de la comunidad, la escuela o la institución religiosa.


¿Cuándo es el mejor momento para empezar a hablar sobre sexo y sexualidad con mi hijo?

El mejor momento es empezar apenas nuestros hijos comiencen a recibir mensajes sobre la sexualidad. Y ellos comienzan a recibirlos desde el momento en que nacen. Los niños aprenden a pensar y a sentir acerca de su cuerpo y su comportamiento sexual a partir de aquello que nosotros hacemos y decimos: por la manera en que los sostenemos, que les hablamos, que los vestimos, que les enseñamos las palabras para hablar sobre sus partes del cuerpo, la manera en que les transmitimos la información sobre su comportamiento y la manera en que nos comportamos delante de ellos.

Pero no se preocupe si todavía no empezó. Nunca es demasiado tarde. Simplemente no intente "ponerse al día" la primera vez. Lo más importante es ser abierto y accesible en cualquier momento en que su hijo desee hablar con usted.


¿Cómo puedo iniciar una conversación sobre sexo y sexualidad?

Algunos padres esperan ansiosos el momento de hablar con sus hijos acerca de las maravillas de la reproducción humana y la sexualidad humana. Sin embargo, a muchos les resulta difícil hablar acerca de temas importantes, como las relaciones y el sexo y la sexualidad. La buena noticia es que, si prestamos atención, podemos encontrar momentos cotidianos en nuestras vidas que pueden servir para iniciar conversaciones sobre estos temas:

  • Nuestro programa de televisión favorito puede presentar a un personaje que esté atravesando la pubertad.
  • Nuestra vecina o amiga puede estar embarazada.
  • Los modelos en publicidades impresas o carteleras pueden hacernos pensar sobre nuestro propio cuerpo e imagen corporaly cuestionarnos sobre ello.

Algunos padres los llaman “momentos útiles para la enseñanza”. Dedique un tiempo a tratar de reconocer los momentos útiles para la enseñanza que le proporcionan oportunidades para hablar de sexo y sexualidad con su hijo. Dedique una semana aproximadamente para advertir de qué manera los temas que desea comentar surgen en la vida cotidiana familiar. Piense qué podría preguntarle a su hijo sobre esos temas para continuar con la conversación. Y piense sobre sus propias opiniones y valores respecto de estos temas y de qué manera puede expresarlos con claridad para que su hijo los comprenda.

Una vez que pensó sobre qué quiere decir sobre un tema, use el siguiente momento útil para la enseñanza que surja. Las primeras veces que lo haga, sus hijos podrían ser cautelosos y preguntarle: “¿Por qué quieres saber?”. O posiblemente busquen una respuesta que a usted le agrade. Podría llevarle varios intentos antes de que puedan hablar y sentirse cómodos juntos. Las siguientes sugerencias pueden ayudarlo a usted y a su hijo a aprender a hablar entre ustedes con más facilidad.


Algunas frases para comenzar una conversación 
Algunas veces, hacerle una pregunta a su hijo es una excelente manera de iniciar una conversación. A continuación encontrará algunas preguntas que podría hacerle:
NIÑOS PEQUEÑOS
  • ¿Conoces el nombre de todas las partes de tu cuerpo?
  • ¿Sabes por qué las niñas se ven distintas a los niños?
  • Tu tía está embarazada. ¿Sabes qué significa esto?
PREADOLESCENTES
  • Las personas cambian mucho durante la pubertad. ¿Qué has escuchado sobre los cambios en la pubertad? ¿Cómo te sientes al entrar a la pubertad?
  • ¿A qué edad crees que una persona tiene que empezar a tener citas? ¿Hay alguno de tus amigos que haya empezado a tener citas?
  • ¿Crees que las mujeres y los varones son tratados en forma diferente? (En caso de que respondan "sí"…) ¿De qué manera?
ADOLESCENTES
  • ¿Cómo has cambiado en los últimos dos años? ¿Qué te gusta y qué te disgusta acerca de estos cambios?
  • ¿A qué edad crees que una persona está lista para tener relaciones sexuales? ¿Cómo debería decidir una persona?
  • ¿A qué edad crees que una persona está lista para ser padre?


¿Qué debo hacer si no me siento cómodo al hablar de sexo con mis hijos?

No permita que el miedo se interponga en el camino. Ser abierto y accesible para tratar temas como el sexo y la sexualidad puede ser todo un desafío. Algunos de los temores más comunes que muchos padres tienen son los siguientes:
  • Sentirse ridículo. A muchos de nosotros no nos enseñaron sobre el sexo y la sexualidad; sin embargo, creemos que debemos conocer todas las respuestas. Pero si nuestros hijos nos preguntan sobre algo que no sepamos, simplemente podemos responder: “No lo sé. Averigüémoslo juntos”.
  • Sentir vergüenza. Es muy común que los padres o los niños sientan vergüenza cuando hablan sobre el sexo y la sexualidad. La mejor manera de manejar esto es admitir cómo nos sentimos, podríamos simplemente decir: “Es posible que esté un poco tenso o un poco incómodo durante esta conversación, y quizás sientas lo mismo. Esto es totalmente normal que nos ocurra”.
  • Alentar la experimentación sexual. Es un mito que la información sobre sexo es perjudicial para los niños y que los conducirá a la experimentación sexual. La realidad es que nuestros hijos no estarán más predispuestos a tener relaciones sexuales si hablamos sobre este tema. De hecho, los niños que hablan con sus padres sobre el sexo son más propensos a posponer sus relaciones sexuales que el resto.
  • Sentir como si la conversación no significara nada. Los niños buscan a sus padres para que les enseñen acera de la sexualidad. La mayoría de los jóvenes prefieren escucharlo de sus padres y no de otras personas. De hecho, los adolescentes jóvenes ubican a sus padres en la parte más alta de su lista de influencias en lo que se refiere a actitudes y comportamientos sexuales.


¿Qué debo decirles a mis hijos y cuándo?

Los niños tienen diferentes dudas sobre el sexo según la edad que tengan. También su capacidad para comprender los conceptos es distinta, como ocurre con la capacidad de concentración. Si su hijo de cinco años le pregunta: “¿Qué significa dar a luz?”, es posible que su respuesta sea: “Cuando un bebé sale de la barriga de la mamá”. Si su hijo de 10 años le hace la misma pregunta, su repuesta será más detallada y probablemente comience diciendo: “Después de que un bebé crece durante nueve meses en el útero de la mujer…”.
Los preadolescentes y los adolescentes frecuentemente pasan mucho tiempo preguntándose si son “normales”. Podemos ayudarlos a comprender que es "normal" que las personas sean diferentes. De hecho, la lección más importante que podemos enseñarles a nuestros hijos es simplemente esa: que ser diferentes es normal.

Cuando los padres se preguntan cuántos detalles deben darles a sus hijos, deben tener en cuenta el nivel de comprensión de su hijo. Leer acerca de lo que los niños necesitan saber según su edad puede ayudarlo a decidir lo que es adecuado para la edad de su hijo. Leersugerencias para hablar con sus hijos sobre la sexualidad y cómo responder a sus preguntas también puede resultar muy útil.
Hay algo que sí es cierto: si un niño es lo suficientemente grande y tiene suficiente conocimiento como para hacer una pregunta, entonces ese niño es lo suficientemente grande como para recibir una respuesta sincera. Los niños con retrasos en el desarrollo y discapacidades también merecen respuestas sinceras en palabras que ellos puedan comprender.
Hable con sus hijos sobre sus creencias y por qué las sigue. Comparta sus valores con ellos. Muchos estudios muestran que los adolescentes se ven afectados por los valores de los padres.  Cuando sus padres comparten sentimientos positivos sobre los métodos anticonceptivos, los adolescentes están más predispuestos a usar métodos anticonceptivos al tener relaciones sexuales. Cuando los padres tienen sentimientos negativos sobre el embarazo adolescente, las adolescentes están menos predispuestas a dar a luz.
Tómese su tiempo para comprender sus propios valores, sentimientos y creencias. Encuentre a un amigo que lo escuche y lo ayude a aclarar sus pensamientos y sentimientos. Nunca pretenda que sus valores son hechos reales, por ejemplo, decir “No se puede confiar en los hombres al momento de tener una cita” no es un hecho real sino un juicio de valor. Sus hijos comprenderán esto y dejarán de escuchar sus valores y de confiar en la información que les dé.
Recuerde que sus hijos aprenden a través de la observación, de manera que la forma en que usted se expresa por medio de sus gestos es tan importante como lo que dice. Por ejemplo, mostrar cariño con un abrazo o un beso les demuestra que usted es una persona abierta y que valora la estrecha relación que comparten.
Intente no hablar sólo de los aspectos potencialmente negativos de la sexualidad, como por ejemplo de las infecciones de transmisión sexual. Hable también de los aspectos positivos como la intimidad, el respeto mutuo, el placer sexual y también los beneficios que el sexo ofrece a la salud. Por ejemplo, puede hablar sobre la emoción de enamorarse de su pareja.


¿Dónde puedo obtener más información sobre cómo hablar de sexo y sexualidad con mis hijos?

Si desea obtener más ayuda para hablar sobre sexo y sexualidad con su hijo, intente hablar con su pareja, algún miembro de la familia, un amigo, un consejero religioso de confianza o un asesor. También es posible que encuentre una lista de recursos para padres que le resultará de mucha utilidad.

Los educadores de Planned Parenthood pueden ayudarlo a encontrar estos recursos en su comunidad.
 La educación sexual en la escuela
Las escuelas cumplen una función importante en la enseñanza de la sexualidad a los niños, aun cuando los padres realicen un buen trabajo en este sentido.
Los programas precisos desde el punto de vista médico con sede en la escuela permiten que los niños:
  • Adquieran información sobre la sexualidad
  • Desarrollen y piensen sobre sus actitudes y valores con respecto a la sexualidad
  • Aprendan y practiquen habilidades, por ejemplo, cómo hablar acerca de la sexualidad con sus iguales
  • Obtengan respuestas a las preguntas que no se atreven a hacer en el hogar
Los padres pueden cumplir una función muy importante al hablar a favor de una educación sexual eficaz en las escuelas de sus hijos.


Fuente: Internet